Ya que nos quedamos solos unos días, mi querida esposa y yo fuimos al centro de Londres a disfrutar de un día de arte en la Tate y el Teatro Globe.

>

En la Galería Tate disfrutamos, como siempre, de sus exposiciones. Las cambian contínuamente, y las organizan por concepto, lo que es siempre un placer.

Lo que resultó nuevo para mí (no para mi esposa) fue asistir a una obra de teatro en el Teatro Globe, una reproducción muy exacta del original Shakespeare Globe Theater, ubicado a escasos metros de este.

Vimos una maravillosa versión de Shakespeare: “Twelfth Night”, lo que, teniendo en cuenta que era el Día del Orgullo Gay y que había un drag en el elenco, lo hizo más estupendo todavía.