Fui invitado a pasar dos días en Bruselas por dos motivos: estudiar la posibilidad de invertir allí y también presentar el informe, del que soy coautor, del Grupo de expertos de la Comisión Europea sobre Filantropía e Inversión Social.

La Cámara Oficial de Comercio de España en Bélgica y Luxemburgo organizó la primera parte del viaje muy bien: cada reunión a tiempo, los desplazamientos en coches de lujo, y el hotel convenientemente ubicado.

Las reuniones no fueron fáciles para mí, ya que tenía los ojos llorosos, nariz congestionada y estornudos sin parar, debido a una alergia. Lo que no sé es si fue causado por polen, o por la bandera monárquica española y la imagen del rey que preside la sala de reuniones principal:

En cualquier caso, visité y/o me reuní con: Brussels Invest & Export, Cluster Lifetech Brussels, la Cámara de Comercio Española, Group S, Université Libre de Bruxelles, la incubadora BLSI Biotech y Hub.brussels. Es triste cuánto giró en torno a cómo pagar menos impuestos, o dónde obtener financiación pública y subsidios, en lugar de innovación, mercado, clientes potenciales … pero esto es Europa.

También tuvimos tiempo de disfrutar de un buen almuerzo en Brasserie Meeus.

La segunda parte del viaje fue asistir a Philanthropy Scrum, donde el Grupo de expertos de la Comisión de la UE sobre Venture Philanthropy & Social Investment del que soy parte presentó un informe del que soy coautor. El evento fue organizado por La Red de Donantes y Fundaciones de Europa (DAFNE), El Centro de Fundaciones Europeas (EFC), y la Asociación de Inversiones Filantrópicas Europea (EVPA).

Antes de volver a casa, compré un delicioso té en Palais Des Thés, y el “impuesto chocolatero para volver a casa” en Neuhaus.

Una última cosa que disfruté: la sala VIP Plaza Mayor en el aeropuerto de Madrid. No estaba abarrotada, y tiene una cocina deliciosamente elaborada.