El 19 de octubre pasé el día en Hong Kong, alojándome en elHotel Mira(donde uno de mis héroes, Edward Snowden, se hospedó en la habitación 1014 y entregó la mayor fuga de información clasificada del gobierno a los periodistas).

Llegué justo cuando terminaban las protestas del fin de semana, y casi todos los rastros habían sido limpiados.

Por la mañana caminé alMuseo de Arte de Hong Kong, pero estaba cerrado por reformas, así que me dirigí alCentro Cultural de Hong Kongdonde vi una exposición muy floja de arte de Europa del Este. Afortunadamente, volveré la próxima semana y espero tener tiempo para visitar mejores galerías de arte y museos.

Antes de ir al aeropuerto via Uber (el metro estaba cerrado), traté de entrar al Don Don Donki, ¡pero estaba demasiado lleno!