Una semana y media después, estoy de vuelta en Hong Kong. Y esta vez vi mucho arte realmente bueno.

La primera noche, me alojé en el Lanson Place Hotel, en Causeway Bay, parte de uno de mis grupos favoritos de hoteles: Small Luxury Hotels of the World.

Llegué a Hong Kong tarde … pero (casi) nunca es demasiado tarde para disfrutar del arte, así que me dirigí al Centro Tai Kwun para el Patrimonio y las Artes, que está abierto de 11:00 a 23:00h todos los días.

Ocho años y 3.800 millones de dólares HK le ha costado al Hong Kong Jockey Club, pero vale la pena. Ubicado en el complejo de la Estación Central de Policía de la época colonial, es el mayor proyecto de restauración en Hong Kong: dieciséis edificios patrimoniales en el complejo. Diseñado por los arquitectos Herzog de Meuron, que también construyeron dos edificios nuevos.

Hong Kong es el hogar de muchas de las principales galerías de arte del mundo (más sobre eso en un post futuro), pero siempre ha carecido de espacios de arte sin ánimo de lucro, museos. Tai Kwun llena ese vacío con más de 1500 metros cuadrados de espacio de exhibición. Disfruté especialmente el edificio JC Contemporary, donde vi exhibiciones increíbles, como “Phantom Plane, Cyberpunk in the Year of Future” y “Very Natural Actions”.

Antes de regresar al hotel para una teleconferencia de negocios y dormir un poco, cené en Tsim Chai Kee Noodle, recomendado por la Guía Michelin.

Fotos (agregaré el álbum más adelante): https://photos.app.goo.gl/QxB8W6D4qtFfJxjz8